27 de mayo de 2016

Un erótico encuentro.

Fue casual que aquella tarde
me sentara a tomar ese café
y cruzaras las piernas en ese instante
en que a los muslos con lujuria te miré.

La volviste a poner en ese estado
en que las rodillas se abrían para mi
sin nada que tuvieras bajo la falda
a mis pasiones y tus deseos me rendí.

Ese helado de leche merengada
que con la lengua lamias apasionada
fue el detonante que hizo levantarme
y dejarte con un beso extasiada.

Ni una palabra pronunciamos en el camino
al tomarte de la cintura al caminar
solo deseo vi en tu mirada
y en la cama me abrazaste hasta llorar.

Vi en tu entrega una infinita amargura
comprendiendo de tu entrega la verdad
estabas confusa y triste en la vida
y en tu corazón una inmensa soledad.

Agradecida me miraste a los ojos
con dos perlas brillando de emoción
y con un te amo y ¿ya no me recuerdas?...
me dejaste destrozado el corazón.

Ángel Reyes Burgos

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...