20 de diciembre de 2016

Envenename...

Tu amor tan bello y tan lejano
como escorpión envenena mi pecho
cuando de tus besos me siento sediento
y voy a la deriva, tan solo en mi lecho.

Si tu sabes que yo soy tu presa
y que quiero en tu presencia claudicar y
 me piques con tu aguijón mientras me besas
y que tu veneno me haga sollozar.
Me hace brotar la humedad de los ojos
cuando mi cuerpo te desea sin poder tenerte
lleno de sueños y lleno de antojos
estremeciendome entero, por poseerte.

Yo necesito abandonarme a tus caricias
y que te comas de mi pecho el alma entera
mientras siento entre tus labios las delicias
y tu cuerpo sea mi territorio y mi bandera...











No hay comentarios: